Relato: La Banda de La Trini – Acto III

La Banda de la Trini

Acto III – Caravana de mujeres

“Amigo, no sé por qué te interesa tanto La Trini, pero mientras me sigas llenando el vaso de cienfuegos y la bolsa de balas, te contaré todo lo que sepa. Al fin y al cabo no te estoy contando nada que cualquiera de aquí no sepa y te lo contaría por un par de chupitos. De hecho creo que te estoy estafando. Pero allá tú.

La Banda de la Trini está compuesta en su mayoría por mujeres, duras mujeres con las que es mejor no cruzarse amigo mío. Mujeres como Matroska, la llaman “Madrre Patrria” porque está todo el día haciendo ascos a nuestra forma de vida en Puentechatarra y comparándola con su mierda de aldea del este con acento “rarro”, es una capulla, no la aguanto. Me la tiraba, tiene un polvazo, lo haría hasta que me doliese la nuca, está tremenda, pero no la aguanto. Siempre está que si en Patrria son más amables, que si en Patrria comparten todo lo que tienen,… Por lo visto allí no hay bandas como aquí, sólo tienen una banda to tocha de un viaje de peña, y no tienen jefe, lo someten a… atención: democrracia. Por lo visto allí no puedes ni ir al cagadero si los demás no están de acuerdo. Se reúnen y hablan y deciden qué hacer y cómo repartirse los jurdeles. ¿Qué clase de zumbaos regalan sus balas? Una cosa es darle un casquillo de más a una fulana que se lo haya ganado, pero ¿sin ni siquiera chuparla? ¡Sin hacer nada! ¿Estamos tontos?

Miley “La Niñata” una gilipollas, no la aguanta ni la madre que la parió, no sé por qué cojones la tiene La Trini con nosotros. Se cree muy guay y dice que va a ser una estrella del canto, y canta menos que un moscorpión estampado con una bota. Pero es dura, no lo niego, una vacilona estúpida que tiene mucho que aprender, pero apunta maneras. Aprende rápido, le enseñé un par de trucos con los cuchillos arrojadizos y se quedó con ellos. Un día podría ser tan buena como yo, pero para eso tiene que estar viva, y no creo que ninguno de nosotros querría malgastar una bala para salvarla.

Hildegarde “Big Mamma“, es una mala bestia, más grande y más fuerte que cualquier hombre que conozca. Te puede cortar por la mitad incluso con un poste de madera. También es de fuera de Puentechatarra, de Fuerte Germania para ser exactos. Me contó una vez que es tan grande porque allí seleccionan a los miembros más sanos y fuertes para fecundar a sus hembras, para hacer una raza de supersoldados o algo así, zumbaos, lo que yo te diga. Yo creo que de verdad se lo cree, la pobre es muy inocente, todo lo que tiene de grande lo tiene de cándida. Tiene recogidos en su casa a un montón de huérfanos mutardos, y se gasta todas sus balas en alimentarlos. Yo creía que era para cebarlos y después comérselos, pero no, los quiere de verdad, un mal experimento de Fuerte Germania, los mayores antimutardos que existen, que ama a los mutardos. Son de esas cosas que te hacen pensar que todo es posible en El Páramo.

Luego está Hayden “La Enana” que no hace falta que te diga por qué la llaman así. Aunque para ser una enana tiene su morbo. Me haría un trío con ella y con Matroska sin pensármelo.

Aunque para morbo “La Morbo“, Sophya, que cachonda está y qué poco folla. Se va resfregando por las esquinas, pero nadie le mete cuello por un pequeño problema que tiene nombre y apellidos, Sioxsie “La Hija del Hijo Puta” que le quiere comer la almeja. Nadie en su sano juicio se atrevería a acercársele. Cuentan que el último que lo intentó acabó en la jaula de Mordisquitos, el mordedor adiestrado que tiene Sioxsie. Es tan buena adiestradora como su padre El Hijo Puta, él quería tener un hijo y aunque tuvo una hija, lo consiguió. De hecho el criadero de perros de la familia se llama “Hijo Puta & Hijo”. ¿Te lo dije?

A ver tron, también tenemos en la banda a una deportista de élite, Jannet “La Negraca“, dos veces campeona de hockey sobre arena, da unos palazos con su stick que parece que te ha pasado por encima una manada de terraburones, si los terraburones fuesen en manada. Buena guerrera, disciplinada, siempre concentrada y habla poco, me gusta patrullar con ella. Llegará lejos.

¿Quien más nos falta? Ah si, las nuevas, Halle “Tormenta” y Brandy “No me toques“. Halle es la hermana pequeña de La Negraca, un bomboncito, pero es una gafe, cada vez que sale de patrulla nos cae una tormenta de arena. Ya la sacamos para putear a las posibles bandas que nos encontremos, nos llevamos gafas y nos cubrimos bien, cosa que seguro los otros no han hecho, y así tenemos ventaja. En serio, es que es una pasada, no falla la tía, sale Halle, hay tormenta. La pobre lo pasa mal, pero nosotros nos hartamos de reír. No sé de que se queja, su nombre de vida mola, el que yo tenía a su edad era un truño. Y “No me toques” que la llaman así no porque le hayan intentado meter mano, que también, sino porque no hay cojones de acercarse a ella. La cabrona no tiene ni una cicatriz. Es una francotiradora espectacular, de las mejores que he visto nunca, es capaz de saltarle el ojo a un martinejo a 300 yardas. Y si consigues acercarte a ella porque se le hayan acabado las balas, más te vale tener una pica bien larga, porque la bayoneta que tiene su larguísimo fusil te va a atravesar el pecho a 5 pies.

Bueno, estas mujeronas son las que forman parte de La Banda de La Trini… por ahora, pero seguro que alguna más solicita entrar en ella, porque eso sí, La Trini cuida de los suyos, más que tu jefe de los vuestros como ya comprobarás pronto. Y ahora lléname el vaso capullo.”

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario