Bestiario del Páramo: Desmembradores

BestiarioDrSiriousHola trons.

Como todo quisqui sabe, el Páramo está lleno de bichos peligrosos, que te pueden arrancar las pelotas a poco que te descuides. Normalmente la basca se va por ahí a verlas venir, sin coscarse de qué bestia se puede encontrar, y luego pasa lo que pasa. Por eso he decidido dedicar mi vida a ser un masca de estos temas, siendo Bichólogo y Mutardólogo Oficial del Gremio Electroprotéico de la Carne y el Metano de Puentechatarra (del que soy miembro fundador, y también presidente, secretario, tesorero y especialista de campo). Soy el doctor Sarious e intentaré en esta Guía de los animales, criaturas y mutaciones del Páramo realizar un estudio chachi de los bichos que pueblan nuestro mundo.

No nos engañemos, desde que por lo que sea, el mundo hizo catacroker, han aparecido bichos raros de cojones. Y hay un montón que son deshuevantes y otros que lo serían si no tendieran a hacerte alguna cosa muy chunga, y aquí os he hablado de mucho de ellos porque además mola observarlos. Pero quien piense que el Páramo no es un lugar chungo es que no ha estado ahí fuera. Y no es solo que no hay de quien fiarte y que cualquier persona que te encuentres podría estar dispuesta a matarte por una mísera bala. Es el lugar donde puedes encontrarte criaturas verdaderamente terribles que parecen haber sido creadas para matar de las más variadas maneras. Pero si hay una que acojona sólo nombrarla y que si te la encuentras ya puedes rezar a algún dios al que le importes una mierda, es el desmembrador.

Descripción

Los desmembradores no son depredadores, son LOS DEPREDADORES. Sus cuerpos parecen haber sido hechos específicamente para cazar.

Pese a ser una criaturas enormes, cuyos ejemplares más grandes pueden alcanzar casi los 4 metros si se ponen a dos patas (las hembras rara vez llegan a los 3 metros), son enormemente ágiles y rápidos. En terreno abierto pueden alcanzar la velocidad de una moto de los Hijos de la Sangre Negra y son capaces de escalar la mayor parte de las superficies usando sus garras para anclarse. Están tope cachas, con una fuerza capaz de tumbar un buen muro sin mucho problema. Un pelaje les cubre todo el cuerpo, siendo más largo en los machos sobre la columna. Los colores varían desde el color arena a un mierda oscuro. Su piel es extremadamente dura, pudiendo aguantar sin mucho problema la mayor parte de los balazos y los ataques de cualquier otra bestia. Tiene unas garras enormes y muy afiladas, sobre todo en las patas delanteras, donde la más grande supera de largo el tamaño del filo de una guadaña. Su cabeza es pequeña comparada con su cuerpo. Es como esos tíos que se ponen bracos a lo bestia y luego su cabeza parece de juguete. Pero si algo es más raruno del todo, es que no parecen tener ojos, oídos ni napia, y sin embargo no se les nota. Hasta ahora nadie ha sabido averiguar si se guían por las vibraciones o presienten su entorno de alguna otra manera que no somos capaces de coscar. En la boca, aunque tienen unos buenos colmillacos, tampoco son exagerados, ya que su arma principal son las garras. Lo curioso es que tanto las garras, como los dientes, y bueno, en general todos sus huesos aunque no se vean, son de un color acerado, como si fueran metálicos, aunque en realidad no lo son, creo. Un colega dice que leyó en libretos del Mundo de Antaño que así era un bicho que se llamaba lobezno, o glotón o carcayú, así que supongo que podría descender de alguna criatura de esas.

Hábitat

Los desmembradores pueden estar en cualquier parte del Páramo, aunque procuran evitar los grandes asentamientos donde grupos de gente coordinados podrían llegar a darles caza. Más allá, no hay ni una sola criatura que sea un peligro para ellos.

Viven en parejas, que parece duran para toda la vida, y son enormemente territoriales, cazando siempre en la misma zona, de considerables dimensiones. Un desmembrador defenderá salvajemente su territorio de cualquier otro de su especie que se atreva a internarse en él. Sólo tengo información de una persona que ha visto a un par de machos pelearse por un territorio, y por su descripción fue la cosa más tocha y bestia que te puedas echar a la cara. Estuvieron varias horas combatiendo, destrozando en su furia un pequeño asentamiento, donde el testigo se quedó atrapado entre unos escombros y pudo ver el espectáculo. Cuando me lo contaba se cagó un poco encima sólo de recordarlo.

Comportamiento

Los desmembradores pasan la mayor parte del tiempo sobre todo rascándose los huevos, como mi primo Lactancio. Duermen, juguetean, duermen, echan un ojo por su territorio, duermen, van a plantar un pino, duermen… Me imagino que es la seguridad que te da el saber que no hay bicho que ose tocarte los cojones. Pero cuando tienen hambre y les toca cazar, mejor que no estés cerca. Aproximadamente lo hacen una vez a la semana, siendo el macho el que se encarga de ello.

Son mucho más listos de lo que pudiera parecer para una bestia enorme con garras como guadañas. Claro está, no es que sean inteligentes como para poder mantener una conversación y pillar mis geniales gracias, pero son bichos tope astutos. Son capaces de trazar planes de caza con estrategias, evitar a sus posibles (y escasas) amenazas y discernir cual es la presa más conveniente. Debido a sus enormes cuerpos necesitan comer una buena cantidad cuando se ponen a ello, y prefieren cazar unas pocas criaturas de buen tamaño antes que muchas más pequeñas. Pero también varían las presas de una salida de caza a otra, como si no quisieran diezmar sus fuentes de alimento.

Son excelentes rastreadores, con un sentido del olfato muy desarrollado. También, pese a su gran tamaño, son capaces de ser muy silenciosos y acechar a las presas sin que estas se cosquen de que se está acercando. Una vez que están a una distancia que les parece bien se abalanzan sobre su víctima y usan sus tremebundas garras para intentar desmembrarla (a ver si piensas que se les conoce así porque el nombre acojona), para luego juguetear un poco con ella y empezar a devorarla. Ni puta idea de por qué tienen esa táctica. Vale, está claro que si le arrancas las patas a tu presa no se va a escapar, pero si le rebanas el cuello tampoco lo va a hacer. Debe tener que ver con esa manía de divertirse un rato con su víctima aún viva pero desmembrada antes de ponerse al tema.

Mucha de la gente que vaga por el Páramo no sólo lleva bufamellos o similares para que le sirvan de bestia de carga. Si te encuentras con un desmembrador, este normalmente prefiere un bicho grande como el bufamello con más tajada para zampar antes que a ti. También es verdad que es complicado que te hayas alejado lo suficiente como para que una vez que acabe de devorarlo no siga tu rastro y acabe contigo, pero al menos te da alguna oportunidad.

Usos

Los desmembradores no son moco de pavo a la hora de darle usos… pero lo verdaderamente chungo es cazar uno. Todo el mundo sabe que uno de los Señores del Pozo tiene un ejemplar disecado en su kely, del que presume siempre. Hay que admitir que verlo ahí impresiona un huevo, pero sé de buenas fuentes que por mucho que se chulee de cazarlo él, una mierda. Un mercader encontró uno recién muerto, aparentemente de un pachuco, porque no había heridas, y hubo una subasta entre los mascas más influyentes de la zona por hacerse con él sin que el populacho se enterase.

Pero sí que ha llegado a haber partidas de caza que han conseguido cazar uno con éxito, aunque desde que tengo uso de razón las puedo contar con mi mano de las pajas y sobran dedos. Eso sí, no ha sido sin un esfuerzo brutal y muchos fiambres en el intento.

Sus garras son unas de las armas más valiosas de todo el Páramo. Son más duras y afiladas que el mejor acero. Y además como las tiene de diferentes tamaños, te da para hacer una colección de armas variadas. Su cuero también es el mejor material para un buen blindaje que te puedas echar al careto, ya que un cuchillo se rompería antes que atravesarlo.

Su carne, pues es bastante correosa y no tiene un sabor especialmente bueno. Si se come es por el pijerío de decir que estás comiendo un desmembrados, pero hasta una pechuga de galligarto está más rica.
Y claro está, su cabeza colgada en la pared da un estatus que lo flipas y los ricachones de la zona se vuelven locos por conseguir una cuando uno de estos bichos es abatido.

Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. esta feo que yo diga que esta muy wuapo? XDDD seguro que el dibujante es un tio muy guapo y sexi XDDDD

Deja un comentario