Ambientación de las bandas de Ignatius

Autor: Ignatius.

Uno de los aspectos que más me gusta de Punkapocalyptic es la riqueza de un trasfondo que va creciendo a medida que el juego se hace más grande. Su ambientación post apocalíptica y su característico estilo “macarra y letal” permiten múltiples posibilidades para que los aficionados puedan crear sus propias bandas personalizadas.

Actualmente existen varias facciones oficiales y el juego está en continuo desarrollo, por lo que otras cuantas están aún por llegar. Estas facciones suponen un marco temático general con reglas propias, por lo que el jugador deberá decidir aquella que más le guste antes de crear su banda. Pero incluso dentro de una misma facción pueden existir innumerables bandas distintas con un carácter propio.

Punkapocalyptic es un juego de escaramuzas, por lo que son necesarias pocas miniaturas por bando. Los diseñadores del juego permiten utilizar indistintamente las diferentes miniaturas de su gama para representar a personajes de los distintos tipos de tropa y facciones, así como miniaturas procedentes de otros fabricantes, siempre que los representen fielmente. Todos estos aspectos favorecen la riqueza en las mesas de juego e infinitas combinaciones para que no haya dos bandas iguales en el Páramo.

Probablemente, aquellos que se inician en el juego lo harán comprando algunas miniaturas por separado o incluso un set de iniciación de una de las facciones disponibles, y jueguen varias partidas para familiarizarse con las reglas usando personajes genéricos (como un pandillero, mutardo, ascua, etc.), que tendrá poco más que su equipo y un nombre para distinguirlo del resto de sus compañeros. Pero sin duda, conforme exploréis las reglas y el trasfondo de este juego, querréis ir más allá. El Páramo es vasto y heterogéneo, así que ¿por qué habrían de ser similares las bandas de los jugadores?

Este artículo pretende ofrecer algunos ejemplos de ambientación de bandas en el despiadado Páramo. Ya sea porque busquéis representar una temática concreta o porque os guste una miniatura y queráis crear una ambientación para ella, el trasfondo hará vuestra banda única en el Páramo.

El Frente Revolucionario MUAC!

Cansados de las vejaciones de las que son objeto por parte de los seres humanos, algunos mutardos han decidido organizarse y tomar parte activa en la reivindicación de sus propios derechos. Iniciativas como la Marcha por la Dignidad Mutarda o la creación de la Liga por los Derechos de los Mutantes han supuesto importantes hitos para su integración, sobre todo en aquellos asentamientos más liberales y tolerantes del Páramo. Una rama de este movimiento, integrada por los individuos más extremistas, hartos de las protestas pacíficas, decidió escindirse, creando la banda terrorista conocida como MUAC! (MUtardos Asociados Contra la !njusticia)

Caratrucha, el líder de esta célula revolucionaria, es un héroe para muchos y el enemigo público número uno para otros: las acciones reivindicativas que encabeza no dejan a nadie indiferente.

Los Madmásticos de la Ciudadela

Las historias cuentan que Imortan Trump, el infame líder de los Madmásticos, debe su apodo a que ha vivido a lo largo de innumerables años. Tras ser el responsable de la destrucción del mundo moderno con sus estúpidas decisiones, optó por congelarse en una cámara criogénica para despertar siglos después. Para su propia sorpresa, lo hizo en un mundo donde todos estaban tan tronaos como él, así que utilizó su demagogia para granjearse la devoción de cada vez más seguidores. Los mismos rasgos de personalidad que le habían hecho ser odiado en el pasado eran ahora motivo de alabanza…

Inmortan fundó, con sus cada vez más numerosos seguidores, un asentamiento alrededor del centro criogénico donde había permanecido congelado. Era perfectamente conocedor de que este estaba situado sobre un río subterráneo, lo que explicaba que las cámaras hubiesen estado operativas durante tantísimos años, así que utilizó esta información privilegiada para convencer al resto de que tenía el poder de encontrar agua. Inmortan fundó un ejército de devotos para proteger sus recursos, a los que denominó sus War Boys.

A medida que la Ciudadela iba prosperando gracias a los esfuerzos de sus adoradores, la salud de Inmortan se deterioraba como consecuencia de la larga hibernación, hasta el punto de tener que permanecer permanentemente conectado a un respirador portátil para protegerse del contaminado aire del Páramo.

Cuando Inmortan fue consciente de que, tarde o temprano, la muerte terminaría por alcanzarle, cayó presa de la obsesión de dejar descendencia que perpetuase su legado, por lo que comenzó a buscar desesperadamente mujeres fértiles para su harem. Sus médicos no saben por qué razón no puede engendrar hijos sanos: si se debe a la corrupción celular tras la hibernación o si su genética previa tenía ya alguna tara… El caso es que sigue intentando sin éxito que su semilla arraigue, y para eso necesita desesperadamente a sus mujeres, a las que por alguna razón inexplicable se dirige como Melania 1, Melania 2, Melania 3…

Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. muy chulo el articulo y las fotos! te has hecho al final un banda con dos cabezones? que copion XD, como funcionan con la parejita de cerbrines?

Deja un comentario