Relato: Jacob

Os mostramos un nuevo relato, esta vez ambientado en Fuerte Germania.

 

– Jacob, levanta. Aarón quiere verte.

Jacob se giró en su catre sin muchas ganas y entreabrió los ojos. En la puerta se recortaba la silueta de Max, un armario ropero negro lleno de músculos y mala uva que llevaba su característica camiseta oliva de tirantes ceñida, combinada con un pantalón largo de camuflaje, unas botas de aspecto sólido y su máscara antigás eternamente colgada del cuello. Como si se fuese a asfixiar cagando, o algo. A modo de repetición de su orden, Max hizo un enérgico gesto con el pulgar de la mano derecha señalando hacia fuera de la choza de chapas y maderos.

El cansado hombre se incorporó, vestido con los gayumbos y una camiseta que en otro tiempo pudo haber sido blanca. Sobre ello se embutió unos pantalones de camuflaje de desierto y una guerrera ligera a juego, sobre cuyo bolso izquierdo un emblema desgastado que rezaba US MARINES y en la parte superior de la manga derecha una esvástica recién cosida, encuadrada en un círculo blanco sobre fondo rojo.

– ¿Qué quiere ahora el gran hombre? – preguntó dando a entender que le importaba un huevo.

– Cuida tu lengua o la vas a perder echando ostias. Tú haz lo que te mandan.

Jawohl – masculló a regañadientes.

Con un último vistazo al trozo de cristal colgado en la pared, que hacía las veces de espejo en aquellos sitios donde la pintura negra no se había desconchado de su parte de atrás, se colocó el flequillo sobre la izquierda de su frente hasta parecer presentable y salió. Max se hizo a un lado lo justo para que chocase con él al pasar, una provocación milimétricamente calculada para forzar algún tipo de respuesta que no hubo. Protegiéndose los ojos con la mano del fuerte sol matutino, Jacob siguió al hombretón negro por el patio.

La actividad a esa hora era bastante intensa, y lo primero que le sorprendió fue que le hubiesen dejado holgazanear hasta tan tarde. Aquella gente de Fuerte Germania no se andaba con miramientos, eran disciplinados, serios y cumplidores, y si se habían puesto manos a la obra por algo no solían dejar que nadie se escaquease. Había un par de cadenas humanas que se iban pasando cajas, otros se afanaban limpiando armas y enseres, mientras que un puñado supervisaba el tinglado e iba organizando a los demás. Todo hacía presagiar que iba a haber una incursión. Eso lo animó un poco. Cuando se unió a los fanáticos del Quinto Reich no sabía que eran tan cuadriculados, la verdad, pero eso no le importaba porque se dedicaban en cuerpo y alma a su pasatiempo favorito: cazar mutantes. Por eso sí merecía la pena que lo hubiesen sacado de la cama, merecía la pena hacer instrucción, merecía la pena soportar guardias, gritos y disciplina. ¡Joder, incluso merecía la pena soportar a Max! Bueno, quizá eso ya era pasarse. Pero casi.

Tras cruzar el terreno abierto del patio arenoso, Jacob llegó de nuevo a la sombra protectora que ofrecían los tendejones del otro lado. Siguió avanzando bien pegado a la pared hasta el extremo de los edificios, hasta una puerta de hierro cerrada a cal y canto en un muro de hormigón. La Guarida del Puma, el cuartel general del grupo y aposentos del Feldmarschal Aarón. Sólo había visto una vez al gran hombre, pero algo le decía que iba a volver a hacerlo. Max abrió la puerta girando una rueda con sus brazos como jamones y le indicó que entrase. Jacob así lo hizo, con su acompañante justo detrás, y agradeció la súbita oscuridad en la que quedó sumido el pasillo en cuanto la pesada puerta volvió a cerrarse tras él.

Justo cuando sus ojos se habituaron al tenue resplandor de las luces de emergencia encendidas a lo largo del techo del corredor, sintió el empujón de la manaza de Max en su espalda y echó a andar otra vez con gesto de disgusto, rumiando la forma en la que se iba a vengar de semejante trato. Tras un par de giros llegaron ante una puerta de madera con una esvástica dorada colgada, junto a la cual montaba guardia un hombre alto, rubio, de intensos ojos azules y vestido con uniforme militar de la cabeza a los pies, firme como un poste y con una escopeta automática en las manos. Jacob no sabía su nombre, ni le importaba realmente. Cuando se acercaron, el guardia abrió la puerta sin bajar la mirada y se hizo a un lado.

– Adentro – gruñó Max.

Una vez más cruzaron el umbral y la puerta se cerró tras ellos. El despacho de Aarón Schwartzman era una mezcla de oficina, armería, dormitorio y sala de reuniones. No había ni un centímetro sin aprovechar para colocar sillas, una mesa con mapas de la región circundante, un camastro, cajas de balas, armeros, pilas de libros de Historia o tácticas militares, ropa, focos halógenos e incluso un busto de un hombre que Jacob no identificó. Tras un escritorio modesto estaba Aarón, sumido en la lectura de algunos papeles. A su lado estaba Mercedes, una de sus lugartenientes de mayor confianza, pequeña, morena de pelo y piel, curtida, rápida como una serpiente y una hija de puta de los pies a la cabeza. La mujer levantó la vista para mirarlo al entrar, y su gesto no presagió nada bueno. Jacob tragó saliva con fuerza. Tras dejar pasar unos segundos calculados a la perfección, Aarón también alzó la mirada.

– ¿Has dormido bien, Jacob? – dijo, casi con amabilidad.

Una alarma se disparó en la mente del soldado.

– Espero que las sirenas de movilización general no te hayan desvelado… – continuó.

¿Habían sonado las putas alarmas? ¡Joder, sí que estaba sopa, ni se acordaba de haberlas oído! Le iba a caer un buen rapapolvo, seguro, y encima del gran hombre en persona.

– Roncaba como un bebé, herr Feldmarschal – apostilló Max desde la puerta -.

Venga, alegría, justo lo que le faltaba. Que el negro cabrón se pusiese a enmierdar más las cosas. No se giró para mirarlo, pero hubiese apostado lo que fuese a que sonreía de oreja a oreja.

Gut, gut – dijo Aarón levantándose mientras se quitaba las finas gafas redondas y las posaba sobre la mesa. – Entonces estará descansado y listo para salir en misión de nuevo con Frau Mercedes, para limpiar un asentamiento de untermen mutardos recién descubierto por nuestras patrullas.

¡Bien! La conversación empezaba a gustarle un poco más. Incluso se permitió sonreír ligeramente.

– ¿Cuántas balas desea llevar esta vez, hijo? – continuó Aarón.

La pregunta lo pilló totalmente por sorpresa. ¿Le estaba preguntando realmente, a él, el gran hombre, cuánta munición quería coger? ¿Le estarían ascendiendo? ¿Es posible que le tuviesen el respeto suficiente como para ascender un peldaño por encima de los simples pandilleros?

– ¿Diez? ¿Quince, estarían bien? ¿Un cargador entero? – siguió hablando, mientras salía de detrás del escritorio y se acercaba a él.

Eso sería maravilloso, seguro que sí. Quería asentir ansiosamente y agradecer a su líder aquella muestra de confianza, pero el gesto cada vez más sombrío de Mercedes lo empezaba a poner nervioso y en el fondo sabía que algo no iba nada bien. Mercedes había sido su líder de campo en la última misión, cuando él había… oh, mierda. Todo saltó por los aires.

– ¡¡¿¿Le gustaría malgastar un cargador entero de balas, soldado Jacob??!! – le increpó el Feldmarschal deteniéndose ante él y acercando el rostro al suyo hasta llegar a sentir pequeñas gotas de saliva en su mejilla -. ¡¿Para que así pueda andar disparando a lo loco todo el rato?!

¡Eso era injusto! ¡Él no había disparado a lo loco todo el rato! El rifle estaba mal ajustado, la mira torcida, el cañón sucio, la munición era defectuosa. ¡Y aquel maldito mutante-sapo pegaba unos brincos tan grandes que era imposible acertarle a la primera! Endureció el gesto y se puso más tieso, pero no se atrevió a decir nada.

– ¡¿Cuántas balas gastó el soldado Jacob en la última misión, Frau Mercedes?! – preguntó sin apartar la vista del rostro de Jacob.

– Siete, señor.

– ¡¿Y con qué resultados?!

– Ninguna baja, señor.

– ¡¡¡Una actuación brillante, soldado Jacob!!! –. El rostro del Feldmarschal se estaba poniendo rojo por momentos, mientras que el del abroncado soldado palidecía con la misma rapidez -. ¡¡Que no se diga que el Quinto Reich escatima recursos en la caza de mutantes!! ¡¡Para qué vamos a hacer caso de la instrucción, para qué vamos a seguir las órdenes de disparar sobre seguro, de elegir objetivos fáciles y realizar ráfagas cortas!! ¡¡Eso son tonterías!! ¡¡Mariconadas!! ¡¡Fuera seguro y a vaciar cargadores!! ¡¡Que se vea que vamos sobrados, que nuestros enemigos no se atrevan ni a salir por la intensidad del fuego!!

Aarón se desplazó hacia una pared y abrió una caja metálica de cartuchos que había colocada sobre una inestable pila de libros, ropa y cajas. Con un gesto furioso agarró un puñado de balas, se giró de nuevo y las lanzó con fuerza contra la cabeza del soldado.

– ¡¡Aquí tiene, soldado!! ¡¡Todas las que quiera!! ¡¡Son gratis!! – su rostro ya había adquirido el color del vino tinto y le temblaba ligeramente la barbilla. Jacob se mantuvo firme bastante bien, teniendo en cuenta que las balas que le habían dado en la cara le habían hecho bastante daño lanzadas con tan mala ostia, y una incluso le había acertado peligrosamente cerca del ojo.

La agresión parecía haber calmado un poco al líder del Quinto Reich, que retrocedió y se sentó en la esquina de su mesa mientras respiraba pesadamente. Miró a Jacob, meneó la cabeza y luego, cruzando los brazos frente a su pecho, se giró un poco para mirar a Mercedes.

– ¿Cree que este soldado aún es aprovechable, Frau Mercedes?

– Es posible, señor.

– ¿Está dispuesta a llevarlo de nuevo con usted en esta misión?

– Una última oportunidad, señor. La motivación no le falta, eso seguro.

Gut. Me fio de su criterio. Pero… nada de armas de fuego, obviamente -. Aquello fue un mazazo para Jacob. Le encantaba su rifle, e ir a una misión sin él era lo peor -. ¡Es más! Creo que el soldado Jacob debe volver a ganarse sus galones en este grupo. Para esta misión se le equipará como a uno de los reclutas novatos, con una porra y poco más. Nada de equipo especial. Nada de armaduras, ni de máscaras de gas. Vuelta a la casilla uno.

¿Era una sonrisa, eso que veía en la cara de Mercedes? La madre que la… El mundo de Jacob se estaba hundiendo por momentos.

– Entendido, señor.

– Y tenlo vigilado. Que no se escaquee, que cumpla como cualquier otro. Si se porta bien y regresa, ya veremos cómo evoluciona su situación.

La voz del Feldmarschal volvía a ser tranquila, a pesar de que acababa de firmar casi su sentencia de muerte. ¡Ya había sobrevivido a su periodo como piltrafilla! ¡No había sido fácil, pero había superado las dificultades de la escasez de equipo y las misiones arriesgadas, y ahora volvían a considerarlo como un novato! La cabeza le daba vueltas.

Lo último de lo que fue consciente fue de la manaza de Max que se le cerraba sobre el hombro para sacarlo casi a rastras de la habitación.

Marcar el Enlace permanente.

2 comentarios

  1. Este relato me ha gustado especialmente, nazis negros cazando mutantes, promete…

  2. Y supongo que Jacob será judío y Mercedes latina, jejejeje. Mola tron.

Deja un comentario